Enero es... Almodóvar

Loading...

127 - La vida de los otros (Florian Henckel von Donnerschmack)


Sinopsis

República Democrática Alemana, año 1984. El capitán Gerd Wiesler (Ulrich Mühe), un hombre solitario, es un competente oficial del servicio de inteligencia y espionaje de la Stasi, la todopoderosa policía secreta del régimen comunista de la RDA. Pero, cuando le encomiendan que espíe a la pareja formada por el prestigioso escritor Georg Dreyman (Sebastian Koch) y la popular actriz Christa-Maria Sieland (Martina Gedenk), no puede ni siquiera imaginar hasta qué punto esa misión va a influir en su concepción de la vida y del mundo. 

Crítica
Lástima que después de esta maravillosa adaptación cinematográfica, el director volviera cuatro años más tarde con su “The Tourist”, simplona e invertebrada. Sin embargo, este hecho no afecta a esta película ganadora como mejor film extranjero en casi todos los premios del panorama en 2006 (más de 50, entre los se premió tanto la película y el guión, original en este caso, como la actuación de Ulrich).


Y es que además de mantenerse la intriga en cada momento, y despertar el interés por ver en primera persona de qué manera la Stasi desarrollaba sus interrogatorios y procedimientos, y cómo los intelectuales de la época luchaban contra su propia vida para poder denunciar el trato injusto que recibían por el régimen de la RDA, la ambientación hace que todo sea más verosímil y atractivo.

Los periódicos del Frankfurt Allgemeine, o las ediciones de “Der Spiegel” del momento; los coches nada contaminados por la industria americana, la sobriedad en las calles, y el miedo en los ojos de los estudiantes al estar sometidos en una continua censura… el contexto parece perfectamente creado. Tanto es así, que intelectuales que disidieron en su momento, como el cantautor Wolf Biermann, llegaron a  decir que la película era un total reflejo de lo que ellos vivieron.


Además, el despliegue de referencias culturales, como la lectura de una de las obras de Brecht, la escena de la sonata del hombre bueno, la grabación del rodaje en teatros originales del este de Berlín, y las citas de Gorky, Lenin, y Beethoven, con su sonata nº 23 entre otros, hacen de esta película un sabroso bocado cultural.

La interpretación de Ulrich es desmesurada… aguarda en todo momento sus emociones fuera de la percepción del espectador, manteniendo un rostro firme y conciso, el cual emana desconcierto al intentar el espectador averiguar qué camino tomarán sus pasos… Hay dos escenas claves para él en el film; una de ellas cuando escucha la sonata del hombre bueno, y la otra en la escena del ascensor, genuina.


Como anécdota, el equipo de la película no pudo rodar en la antigua prisión de la Stasi, ya que el superior a cargo de la institución alegó que no estaba a favor de colaborar en una historia que nunca ocurrió, ficción, ya que según él, jamás ninguno de sus capitanes ayudó de alguna manera al bando en aquel momento enemigo o sospechoso de disidencia.

Sin más, quienes quieran una historia algo más real e interesante políticamente que la otra muy afamada “Good-bye Lenin”, sobre la caída del muro, y más aún sobre los últimos años de las dos Alemanias (principalmente de la RDA), véanla y disfruten. 

David Uclés

5 comentarios:

  1. Me encantó este film, si señor. Recuerdo que la volví a repasar a los pocos días de lo que me impactó por pura y dura calidad... Y, también, que (como ya apuntas) le hace la ralla en medio y tras darle sopas a la tan cacareada "Goodbye Lenin" (que no me parece mal pero, francamente, ¿hay para tanto?).

    ResponderEliminar
  2. Goodbye Lenin es una película para principiantes, y ahí me incluyo yo... quiero decir, esa película me acercó la temática de Alemania de manera fácil y amena, ilusoria y sexual... sin embargo, hoy día después de todo lo que vi sobre Berlín, y de ver más cine, pues puedo verla con otros ojos, con los tuyos supongo, tildándola de demasiado cacareada... incluso es una de las películas típicas de los típicos, las cuales son explotadas una y otra vez, siendo sinónimo de "cool", "soy inteligente y moderno", como la naranja mecánica, pulp fiction, amelie, y esta, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  3. Perdona pero Pulp Fiction está en otra categoría, opuesta a lo cool y a lo soy inteligente y moderno.

    Vamos, el resto me va bien, pero un respeto a Pulp Fiction, la mejor película jamás hecha

    ResponderEliminar
  4. Pues yo la veo sobrevalorada...quizás es porque no es my cup of cine

    ResponderEliminar