Enero es... Almodóvar

Loading...

123 - Un dios salvaje (Roman Polanski)


Sinopsis

Adaptación de la obra teatral homónima de la autora francesa Yasmina Reza. Ha sido rodada en Europa, pero la historia se desarrolla en Nueva York. En la obra original, los protagonistas son dos matrimonios que se reúnen, en principio de manera civilizada, para hablar de la reciente pelea que han tenido sus hijos en un parque. Pero el encuentro se complicará hasta límites insospechados.

Crítica

Fresca, inteligente, mordaz; “El ángel Exterminador” del Zelig del cine actual

Este hombre es un genio. Denota inteligencia en cada una de sus obras, de sus guiones perfectos (adaptados o no), y sabe cómo no aburrir al espectador. Para niños, de intriga, bélicas, misteriosas, sensuales, de aventura, de terror (resaltando su trilogía de apartamentos, sin duda su mejor obra), y ahora una cómica. Polanski sabe y puede hacer películas, sabe hacer buen cine.  Es el Zelig que Allen creó, el cual va de género en género pero sin ensuciarse por el camino.


Algunos de vosotros pensaréis también en Spielberg como director lo-hago-todo. Pero no se confundan. El espíritu en Spielberg es puramente americano, ya sabéis, con estrellitas y pósters de Washington en sus créditos, y con esos finales tan felices y perfectos que siempre me llevan a la náusea. Por el contrario, Polanski mantiene su sello, y creo que piensa menos en su público que el de Parque Jurásico, hecho que alabo y condecoro con mis más simples pero vehementes palabras aquí. (Para los que acaban de leerme por primera vez, si sois de los que tienen un orgasmo con John Williams, mejor no sigáis haciéndolo, o podré herir vuestro erótico gusto)

Un dios salvaje, Carnage (título original).¿Habéis visto “El ángel Exterminador” de Buñuel?. Para aquellos que no, en la cinta se representa a un grupo de burgueses que se ven impedidos a abandonar la mansión donde han celebrado una cena, por fuerzas misteriosas que no logran esclarecer.  Pues bien, esta película (recordemos que no es un guión original, pues se trata de la adaptación de la obra teatral de Yasmina, la cual fue interpretada por el ojito izquierdo de Haneke, Isabelle Huppert) mantiene esa esencia; parecen no querer abandonar la discusión, y con ello el apartamento.


Si observamos la película desde fuera (sin empatizar demasiado), veremos que el razonamiento por el cual discuten los dos matrimonios es absurdo (pero divertido).

Sé que “divertido” es una palabra de preescolar, pero es que ese es el término, la pureza del film.  No voy a resaltar los aspectos técnicos o poéticos visualmente, puesto que, aunque los hubiera, centrarse en ellos menospreciaría la atención que requieren las interpretaciones, y por ende, el guión. Únicamente resaltar la ambientación, cómo poco a poco va anocheciendo sin apenas ser esto captado por el espectador, yendo esto al compás de la degradación de los personajes).

Los actores están sublimes. Incluso llegué a aborrecer a Foster, habiendo elegido la película por ella (una de mis actrices favoritas) al creerme tanto al personaje (al cual verdaderamente sí que aborrezco, al no soportar que exteriorizara todo en tono de contrariedad). Por otro lado, de los cuatro mi favorito es el bonachón de Reilly (muy bueno en “Mandrágora”). Geniales sus frases como “Nacemos solos y morimos solos” y su “soy un H.P. vestido de liberal” (momento que me recordó muchísimo a J.R. Machuca ^^). Chapó.


Supongo que la interpretación no fue nada fácil, pues toda la película es una larga secuencia sin pausa (aunque sí que las habría), y la versatilidad con la que estos actores se adaptan a esta obra tan dramatúrgica es espectacular.

Por cierto, ¿y la banda sonora? Bien es cierto que la canción de Desplat es genial, sobretodo la parte de la percusión, pero, sino me equivoco, sólo la escuché en la introducción. ¿Merece la pena su nominación a los Óscars? La respuesta es sí, puesto que los Óscars son un sancocho de mucho cuidado y poca personalidad.

Para quienes se decidan a verla, disfruten con esta fresca y amena situación en la que casi tanta importancia como los personajes la tendrán el cubo, el vómito, y el secador.

David

3 comentarios:

  1. Tengo muchas ganas de echarle ojo a este film (un Polanski, además y nada menos) y, tras leer esta crítica, las ganas se truncaron en prioridad absoluta. Una historia de agobios y malos rollos en interior dirigida por D. Quimérico... Esto tiene que ser de traca forzosamente. Saludos guzzeros.

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor que le pudo pasar a Polanski, y a nosotros por extensión, fue Charlie Manson. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Supongo que sin el trauma hubiera hecho lo mismo, ya que su trilogía de apartamentos ya estaba empezada... aunque supongo que te refieres a que no te gusta... En realidad Polanski se lo inventó todo, para vender más... eso lo sabe hasta la Pitra vecina de Ildefonsa... su mujer, un daño colateral

    David

    ResponderEliminar