Enero es... Almodóvar

Loading...

(SEFF´11. Día 1) 94.The Turin Horse 95.Solar Eclipse - 96.Attenberg

Todo un atracón de cine para el primer día, que comienza con una decepción y una sorpresa, como no, griega.

94 - The turing Horse (Béla Tarr, Ágnes Hranitzky)

Sinopsis: 

Libremente inspirado en un episodio que marca el final de la carrera como filósofo de Friedrich Nietzsche. El 3 de enero de 1889, en la plaza Alberto de Turín, Nietzsche se lanzó llorando al cuello de un caballo agotado y maltratado por su cochero. Luego se desmayó. Después de este acontecimiento, que constituye el prólogo de la película de Béla Tarr, el filósofo dejó de escribir y se hundió en la locura y el mutismo. Sobre esta base, The Turín Horse explora los destinos del cochero, su hija y el caballo, en una atmósfera de pobreza que anticipa el final del mundo.


Crítica:

Empezamos con una de las películas más esperadas, el último trabajo del húngaro Béla Tarr. Algunas de sus películas como Satan´s Tango o Armonías de Werckmeister están consideradas obras maestras, y las críticas recibidas de su Turin Horse lo situaban de nuevo en la posición de los grandes. Es sabido que su cine lento y meticuloso no es apto para impacientes ni poco acostumbrados a la ausencia de sucesos, sin embargo, hay que ir demasiado predispuesto para no encontrar The Turin Horse decepcionante. Su mayor fallo es el exceso estando ante una historia más bien austera. Pronto, muy pronto, Béla Tarr cae en la repetición, en los rodeos innecesarios y en un metraje extenso sin necesidad. Los largos planos secuencia consiguen crear una atmósfera muy lograda. Como si un disco de ambient se tratara, The Turin Horse se expande a lo largo de dos horas y media, y al igual que ese género acaba cansando y dejando indiferente.


95 - Solar Eclipse (Martin Mareček)




Sinopsis:

En 2006, Milan y Tomaš llevaron electricidad a una escuela y a una clinica en el remoto pueblo de Masuku, en Zambia, dando a sus habitantes la posibilidad de independizarse. Cuatro anos despues, regresan por ultima vez para descubrir por que no funciona parte de la instalacion, para arreglarla y entregarla definitivamente. La pelicula les sigue durante unos cuantos dias muy atareados, seguidos por noches muy oscuras, ofreciendo una vision sin censura de los escollos de la ayuda al desarrollo. Somos testigos de una serie de malentendidos, de falta de comunicacion, de fusibles saltados. El encuentro de dos mundos diferentes, con rituales de agradecimiento y propuestas para soluciones. ‘Solar Eclipse’ describe un intento de transferencia de tecnologia y responsabilidades europeas; es una exploracion de una situacion. Contempla diferentes formas de luz y de oscuridad sin juzgarlas ni comentarlas.

Crítica: 

La segunda película a la que llegamos ya empezada es uno de los documentales pertenecientes a la sección Eurodoc, Solar Eclipse. Recoge el viaje de dos técnicos a Zambia años después de haber instalado placas solares que proporcionan electricidad a la población. El sistema que instalaron no ha tenido mantenimiento y se dedican a restaurarlo. El documental muestra sin quererlo, el etnocentrismo que se cuela en las ayudas desinteresadas a países desfavorecidos. La prepotencia de los técnicos ante la población beneficiaria de los paneles solares echa hacía atrás y es imposible conectar con el documental. 


96- Attenberg (Athina Rachel Tsangari)

Sinopsis:

Marina (Ariane Labed), una chica de 23 años, vive con su padre, un arquitecto, en una pequeña ciudad industrial experimental en la costa. Marina se siente extraña y repele todo contacto con la especie humana, con la que no se identifica. Se entretiene escuchando canciones, viendo los documentales de David Attenborough, y asistiendo a las clases de educación sexual de su única amiga, Bella (Evangelia Randou). Un día, un desconocido llega a la ciudad, justo cuando el padre de Marina se prepara para despedirse de un siglo XX que considera "sobrevalorado".

Crítica:

Para cerrar el primer día, vemos la griega Attenberg, dirigida por Athina Rachel Tsangari, perteneciente a esa corriente de nuevo cine griego que inaugurase Yorgos Lanthimos con su impresionante Canino. De hecho, Yorgos Lanthimos es uno de los actores y también ha sido productor de esta película que tiene claros guiños a Canino. 


Si bien los argumentos son distantes, en ambas se nos presentan a protagonistas poco convencionales, con modelos de comportamiento que se salen de lo normal. Momentos de surrealismo en un drama con toques cómicos y que tiene como mayor defecto a la vez que punto fuerte, su variedad. 

Alberto del Castillo

3 comentarios:

  1. Panzá de cine, no?

    Enrique

    ResponderEliminar
  2. Debo decir que vi Attenberg y no la recomiendo para nada. Me dejo casi indiferente, digo casi porque los momentos medio danza que tienen las dos protagonistas son interesantes, lo demás no merece la pena en mi opinión.

    ResponderEliminar