Enero es... Almodóvar

Loading...

91 - Nader y Simin, una separación (Asghar Farhadi)



Sinopsis
-
Simin y Nader, un matrimonio con una hija, deciden abandonar Irán en busca de una vida mejor. Sin embargo, en el último momento él se echa atrás debido a que a su padre le han diagnosticado Alzheimer y no quiere abandonarlo. Ella pide entonces el divorcio y, al no serle concedido, se muda a vivir con sus padres. Él, que se queda con la niña, decide contratar a una mujer que le ayude a cuidar a su padre. Pero un día, al llegar a casa, encuentra al anciano atado a su cama; a partir de ese momento, tanto su vida como la de la niña darán un vuelco.

Crítica
-
El nuevo trabajo del cineasta iraní Asghar Farhadi es un demoledor drama legal que no deja un segundo de respiro. La película – que junto a sus actores arrasó en el pasado festival de Berlín –  retrata la estratificación social iraní. A primera vista puede parecer que es sólo un filme más sobre un matrimonio en crisis que decide separarse porque ella quiere abandonar el país pero él tiene que ocuparse de su padre enfermo de Alzheimer. 


Sin embargo, la verdadera historia sigue otros caminos. Tras contratar a una mujer para cuidar al padre, una serie de sucesos son la mecha que enciende la historia y muestran las verdaderas caras de los protagonistas.

Desde el plano frontal con el que se inicia la película, el espectador toma el papel de juez en una película compleja. Es imposible señalar como culpable a ningún personaje, ya que a cada giro del guión, se trastocan las concepciones que podríamos habernos formado de ellos. El ritmo y la tensión que crea Farhadi consigue atrapar al espectador, siendo el mayor logro del director, también productor y guionista del filme. La angustia y la expectación son ya una seña de identidad de su cine, como se pudo disfrutar en su anterior película, la fantástica ‘About Elly’. Poco a poco, Farhadi va dejando datos, vislumbramos poco a poco las esquinas ocultas de un cuadro, como un secreto que vamos descubriendo progresivamente. 

 
Es una historia universal, que podría suceder perfectamente en cualquier país occidental. Al igual que ‘El 
sabor de las cerezas’ de Abbas Kiarostami, el cineasta iraní más internacional, es una historia que puede afectar a cualquiera con independencia de su procedencia. Lo que no significa que el filme carezca de componentes exóticos propios del cine iraní. En ‘Nader y Simin’ encontramos un acercamiento a la sociedad iraní. 

Desde el sistema judicial iraní hasta el papel de la mujer, dibujado a través de los papeles de Leila Hatami y Sareh Bayat, mostrando a dos mujeres en situaciones opuestas. También podemos intuir sutiles críticas al régimen iraní. Aparecen desde el primer instante, cuando se cuestiona la educación en Irán frente al extranjero, hasta el excesivo papel que tiene la religión para algunos de los personajes, algo fundamental en la película.


Técnicamente, los primeros planos dominan durante todo el metraje, resaltando el trabajo de interpretación de unos actores realmente sublimes. La película mantiene el nivel debido a la gran labor actoral, cabe recordar que en la Berlinale se reconoció el papel de todo el elenco. La puesta en escena convincente y un guión sólido ayudan a hacerte partícipe de su problemática desde el principio. ‘Nader y Simin, una separación’ no pasa desapercibida.

Alberto del Castillo

1 comentario: