Enero es... Almodóvar

Loading...

69 - Good Bye, Lenin! (Wolfgang Becker) "CicloalemáN"



Sinopsis

Octubre de 1989 no era el mejor momento para entrar en coma si vivías en Alemania Oriental y eso es precisamente lo que le ocurre a la madre de Alex, una mujer orgullosa de sus ideas socialistas que cae en coma días antes de la caída del muro de Berlín. Alex se ve envuelto en una complicada situación cuando su madre despierta de repente ocho meses después, en una Alemania reunificada y capitalista. Ninguna otra cosa podría afectar tanto a su madre como la caída del Muro de Berlín y el triunfo del capitalismo en su amada Alemania Oriental. Para salvar a su madre, Alex convierte el apartamento familiar en una isla anclada en el pasado, una especie de museo del socialismo en el que su madre vive cómodamente creyendo que nada ha cambiado. Lo que empieza como una pequeña mentira piadosa se convierte en una gran estafa cuando la hermana de Alex y algunos vecinos se encargan de mantener la farsa para que la madre de Alex siga creyendo que al final ¡Lenin venció!


Crítica

Una idea genial desarrollada con éxito. Lo peor, que publicite Coca-Cola. Lo mejor, que la publicidad no sea tan positiva.

La película está llena de ideas rescatadas que todavía hoy en día fluyen, gracias a Dios (entre ellas el miedo hacia la extensión de la globalización, aunque en aquel entonces esta temática estuviera rodeada de connotaciones políticas). El guión en sí es una perfecta composición entre la comedia y el drama que, a la par de entretener con ingenio al espectador, informa sobre cómo pudo haber sido aquel paso socio-político que cambió el mundo, pero de forma vaga y superficial, sin ahondar en profundidades pantanosas.


Las interpretaciones son brillantes. Daniel ya nos tiene acostumbrado a ello, y la actuación de la madre es perfecta, cargada de todo aquello que defiende, de impotencia, de inteligencia, de palabras que dicen algo con miradas que no parecen opinar igual. Al final uno no sabe quién engaña a quien.

Por otro lado, he de alabar el momento flotante de Lenin, y la visión (demasiada casualidad, pero bueno, estamos en el cine) por parte de la madre hacia la estatua. El título no podía ser mejor escogido, y esa imagen no podía ser sino la mejor síntesis del film.

Sin embargo, lo mejor de lo mejor del film, aparte de los telediarios auto-inventados-grabados y de las escenas de Berlín, es, sin lugar a dudas, la banda sonora. Yann Tiersen forja un tú a tú entre imagen y música que muy pocos consiguen. Aún me preguntó por qué los “cinéfilos” prefieren alabar a John Williams que a Tiersen, Glass, Nyman o Einaudi. Para Spielberg no existe el minimalismo.


Destacando algún punto negativo, quizás la falta de escenarios. Parecía como si casi todo se hubiese rodado en una urbanización. A veces el decorado tan liso e igual me recordaba a la barriada de Cuéntame.

Pero, claro está, eso no es un punto en contra del film, ni mucho menos.

Uclés

3 comentarios:

  1. Me encanta el cine y por lo visto los gustos de las peliculas son similares a los mios. me gustan estos blogs (:

    ResponderEliminar
  2. Algún día tendremos que hacer algo parecido a lo de la película con Miguel, estoy seguro. Lo vaticino.

    ResponderEliminar
  3. Es una de mis películas favoritas. Con un puñado de personajes y una puesta en escena modesta, sin grandes artificios.

    Saludos.

    ResponderEliminar