Enero es... Almodóvar

Loading...

64 - Braindead /Tu madre se ha comido a mi perro/ (Peter Jackson)



Sinopsis

En los años 50, una expedición científica descubre un ratticus. Confinado el ejemplar en una jaula del zoológico, el animal escapará pasado un tiempo y morderá a la madre de Lionel. Eso sólo será el principio del horror… No apta para corazones -ni estómagos- sensibles.


Crítica


Es inevitabilísimo pensar en Peter Jackson sin pensar en el Señor de los Anillos, sobre la que no diré nada, pues hay para gustos. Lo curioso es pensar en lo mucho que, aparentemente, ha cambiado de registro este director desde sus comienzos. Ni los impactantes efectos de King Kong, ni las titánicas caracterizaciones de El Señor de los Anillos, ni el toque ñoño-celestial de The Lovely Bones, los relacionaríamos jamás con esta película: BRAINDEAD. (Con la costumbre de añadir algo más que tenemos los españoles: Tu madre se ha comido a mi perro.)

Nos encontramos en los años 50, donde, a modo de preámbulo, una especie de exploradores se encuentran en la isla de Calavera, donde tratan de capturar una especie rara de mono, con el objetivo de llevarlo a un zoo. ¿A qué les suena?



Terminado este pequeño prólogo, donde ya aparecen los primeros ‘toques gore’, nos situamos en un agradable barrio Neozelandés, donde una hispana (Paquita, que quién sabe cómo llegó a esta película.) sufre las ‘’desavenencias’’ del amor de los 50, y es aconsejada por su madre, medio bruja, medio pitonisa, y quién sabe que más. El tarot anuncia la llegada de un nuevo hombre, que le traerá amor, el verdadero amor (un amor torpe y ñoño de adolescentes veinteañeros de los cincuenta) y que no vendrá solo. Paquita no lo sabe, pero las cartas anuncian muerte.




Una visita al zoo, una madre celosa y una serie de incidentes son los ingredientes necesarios para que, llegado un momento todo ocurra. ¡Tu madre se comió y a mi perro!
En resumen, lo que menos importa en esta película, es el argumento. A partir de entonces verán a una madre odiosa transformarse en una especie de zombie, cada vez más asqueroso. Zombies con instintos sexuales y algún que otro crío de lo más gracioso. Una verdadera fiesta.

¿A caso he convencido a alguien para ver esto? Dudo que a no ser que fuera por el ‘si no lo veo no lo creo… ¿Peter Jackson?’ Pues no. Esto no puede ser en serio. Y no. ¡No lo es! Si algo ha hecho el director con esta película es reírse, y, aunque es una risa nauseosa, seguro que se lo pasó de lo lindo. Hay sangre y tripas y huesos y zombies, pero les aseguro que no habrán visto tanta originalidad como la que se gastan algunos zombies a la hora de matar, comer, morder, o morirse ellos mismos.



Por cierto, fue un éxito en el festival de Sitges, a principios de los 90. Le dieron el premio a mejores efectos especiales. ¿Muy típico de Peter eh? Pero aquí sin presupuesto. ¿Alguna vez habéis visto unas tripas pidiendo clemencia?

Braindead. En ayunas, mejor.

Javi

3 comentarios:

  1. Nunca me gustó tanto la sangre!!!!! es super divertida!!

    María

    ResponderEliminar
  2. La pelicula del concurso podría ser: Carretera perdida de David Lynch. ¿O también puede ser que me lo he inventado claro? jajajaj

    ResponderEliminar
  3. No. Es de Gus Van Sant. La adivinó Alberto.

    ResponderEliminar