Enero es... Almodóvar

Loading...

57 - Zelig (Woody Allen)


Sinopsis

Falso documental alrededor de Leonard Zelig, el hombre camaleón que asombró a la sociedad norteamericana de la 'era del jazz'. Su historia arranca el día que miente al afirmar que ha leído Moby Dick, sólo para no sentirse excluido. A partir de entonces, su necesidad de ser aceptado le hace transformarse físicamente en las personas que tiene a su alrededor, lo que inmediatamente le convierte en un fenómeno mediático. Así, Zelig es una celebridad sin esencia. Testigo de algunos de los acontecimientos más importantes de los años treinta, que encaja a la perfección en todas partes porque asume las características tanto físicas como psíquicas de las personas con quien está para caerles bien.

Crítica

Hace unos días critiqué el cortometraje a modo de falso documental “15 días”, y nombré a “Zelig”, peculiar y distintiva película de Woody Allen, de aquel director neoyorquino que componía películas para el recuerdo, para lograr el asombro, para entusiasmar a su público, y a aquel que aún no le apreciaba; aquel Woody Allen que intentaba tocar todos los registros posibles, puliendo cada vez más su técnica/estilo. Sin embargo, poco o casi nada queda de este director. Ahora su cine se mueve según el siguiente esquema:

-público, productora, invariabilidad


Zelig entonces nos remonta a la época victoriana de este director. Mantiene al espectador casi hora y media delante de un falso documental, que ya es decir, puesto que incluso con un documental que no hubiera sido falso, nos habríamos aburrido antes. Sin embargo, contagia la estructura con un humor satírico y a veces un tanto absurdo que llena de buen rollo la escenificación y al personaje en sí.

Mia Farrow, regular. Woody Allen, normal. Las interpretaciones han de ser creíbles, o más bien, verosímiles, y esto lo logran con creces. De todas formas, en un falso documental como este, lo que prima es la técnica y la música. Una serie de vídeos y diapositivas sin una buena voz en off que los acompañen harían de esta película un destrozo.


Sin embargo, la imaginación prolífica de este director-actor-guionista-músico-escritor, y también estatua en Oviedo, se ve reflejada puramente en esta obra.
Zelig, para aquellos que amen el falso documental, la mejor de las mejores. Zelig, para aquellos que usualmente rían a Woody Allen. Zelig.

Por cierto, publicitando un tanto mi propia obra, os dejo abajo el enlace del falso documental que realicé, animado, claro está, por la visualización de Zelig. Se titula "El Hombre Yedra"

David Uclés


1 comentario:

  1. Dios, estás poniendo demasiadas cosas geniales juntas jaja...

    Sabias que existe un síndrome con el mismo nombre que esta película, y que, consiste mas o menos en lo mismo. Creo que de hecho, el nombre lo recibió por la película. Solo se dio un caso conocido en el mundo, pero debido a daños cerebrales mas crudos que los apaños psicoanaliticos de woody. Me chifla la creatividad que significa esta pelicula, incluido el baile del camaleon, que algun dia aprenderé xD

    Del hombre yedra no puedo decir mucho jaja grande Adan!

    ResponderEliminar