Enero es... Almodóvar

Loading...

52 - Elephant (Gus Van Sant)



Puntuación: 5

Titular: Morbo, y más morbo para el saco

Sinopsis

Recreación en clave de ficción de la matanza ocurrida en el instituto Columbine por parte de dos adolescentes. Es un bonito día de otoño. Eli, camino de clase, convence a una pareja de rockeros para hacerles unas fotos. Nate termina su entrenamiento de fútbol y queda con su novia Carrie para comer. John deja las llaves del coche de su padre en la conserjería del instituto para que las recoja su hermano. Así, un día cualquiera, los estudiantes de este instituto norteamericano hacen su vida rutinaria: van a clase, se cruzan por los pasillos y conversan, hacen deporte, comen en la cafetería, realizan sus actividades, etc. Pero ese día no será como los demas...


Crítica

La primera idea a criticar que se me viene a la cabeza es por qué Gus Van Sant eligió esta triste historia real para realizar uno de sus “guays” largometrajes. Se me ocurren entonces dos explicaciones plausibles; la primera, porque la idea de grabar la cotidianeidad, quitando 10 minutos finales de “semi-acción” no le suponía un esfuerzo muy grande, y podría deleitarnos entonces con unos planos “cámara siguiendo cabeza” tan llamativos como abominables. O, por el contrario, mi segunda explicación se basa en el morbo.

Casi cualquier historia con homicidio está regida por morbo. Somos humanos, no parásitos; sin embargo, no creo que haya algo que nos produzca más satisfacción que lo prohibido, que aquello que está bajo orden social totalmente prohibido realizar: véase “matar gente en un instituto”.


Desengáñense. ¿Acaso fue alguien al cine pensando: voy a ver Elephant por la técnica de Van Sant? Puede que sí, pero no como idea primordial, sino como secundaria. Lo que pensarían aquellos que fueron a verla al cine, o nosotros que la alquilamos y la vimos desde casa, probablemente fue: “Quiero ver gente morir”. Es triste, pero es así. Puedo ser menos cruel y decir que pensamos: “quiero ver cómo se desarrolla una catástrofe así”. Pero añadiéndole adjetivos negativos o no, quisimos ver muerte, muerte basada en hechos reales.

Y, ¿es esto algo negativo para el film? No, al contrario, le favorece, y creo que es la máxima a la que podría alcanzar. Sin embargo, quise dejar claro que, el film en sí, abstrayendo las connotaciones sociales, es un puro bodrio. Aburre, desasosiega de tedio.


Si no hubiera sido por su tentadora trama, Elephant no sería lo que es hoy. Si por ejemplo, las muertes se hubieran ocultado, Elephant, no sería lo que es hoy. Vamos, que el 90 por ciento de la película no se hubiera salvado sin el 10 por ciento morboso restante.

David Uclés

1 comentario: