Enero es... Almodóvar

Loading...

43 - Un cadáver a los postres (Robert Moore)

Sinopsis

El multimillonario Lionel Twain invita a cenar a su castillo a los cinco mayores detectives de la historia: Sidney Wang de China, Dick Charleston de Nueva York, Jessica Marbles de Inglaterra, Milo Perrier de Bélgica y Sam Diamond de San Francisco. Son recibidos por un mayordomo ciego y en la cena Twain les explica el motivo de su reunión: a medianoche se producirá un asesinato y aquel que lo resuelva se llevará un millón de dólares.

Crítica

“Un Cadáver a los postres” a las películas de misterio es lo que “Don Quijote de la Mancha” a los libros de caballerías; se trata de una fresca parodia hacia el género del suspense, del asesinato y su posterior investigación, de tantos y tantos films que en los primeros pasitos del cine se entretejieron.

Pero, ¿por qué elije uno ver esta película? El título no es muy sugerente, pues la nefasta traducción cometida ya interpreta que habrá un cadáver, y no precisamente nada más empezar, más bien “a la postre”. Tampoco es que exista una crítica feroz hacia esta, pues data del 76, y aunque me dicen que tuvo una muy buena acogida, su nombre no es tan célebre como puede ser cualquier comedia del grupo ZAZ (parodias “como puedas”) de los hermanos Marx, o incluso cualquier otra película de uno de sus actores principales, Peter Sellers.


Pues bien, el motivo por el que mi entusiasmo para con el film se acrecentó en segundos fue por el sobresaliente reparto que se indicaba en la parte posterior de la cinta: Peter Sellers, Truman Capote, Maggie Smith (Los mejores años de Miss Brodie, Titanic…), Peter Falk (actor que encarnó a Columbo) y Elsa Lanchester (la que protagonizó a la famosa novia de Frankestein, con aquel peinado línea al lado).

Con todo este elenco de actorazos, habiendo pertenecido todos ellos al cine de intriga, la presentación del film queda por terminada.

Respecto al sonido, imagen, técnica… sobrevive, pues no se realizan esfuerzos tontos por alcanzar algún efecto ilusorio que con el pasod el tiempo pueda quedar descatalogado. La imagen es, como debe ser, de intriga, siendo el decorado un castillo medieval, con sus habitaciones secretas, pasadizos y demás. Es como ver una partida de la Herencia de la Tía Agata.


Pero, por lo que más pesa este film, es por el gran final que sostiene. Lo que comienza siendo una burla hacia el género, termina por ser un debate sobre el misterio en sí y su resolución.

Me quedo con la escena del timbre. Célebre.

Uclés

4 comentarios:

  1. Gracias por hacérmela descubrir

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí el juego de La herencia de la Tía Agatha me encanta, así que me la apunto para cuando acabe los exámenes ;)

    ResponderEliminar
  3. Muy muy entretenida =) Y la escena que pusiste, la de Benson señor... tronchante xD

    ResponderEliminar