Enero es... Almodóvar

Loading...

35 - The Straight Story – Una Historia Verdadera (David Lynch)

Sinopsis
Alvin Straight (Richard Farnsworth) tiene 73 años, es viudo, vive en Iowa con su hija discapacitada Rose (Sissy Spacek), padece un enfisema, tiene problemas de visión y de cadera. El médico le recrimina su mala alimentación y lo poco que cuida su salud. Cuando aún está convaleciente y necesita dos muletas para cualquier desplazamiento, recibe una llamada que alerta del grave estado de salud de Lyle (Harry Dean Stanton), su hermano mayor, con quien no se habla desde hace diez años. Al conocer la noticia, Alvin decide emprender un viaje en solitario hasta Wisconsin, donde vive Lyle, con el único medio de transporte que tiene a su alcance: una segadora.

1999: Nominada al Oscar: Mejor actor (Richard Farnsworth)
1999: 2 nominaciones al Globo de Oro: Mejor actor, bso
1999: Nominada a la Palma de Oro en el Festival de Cannes: David Lynch
1999: 2 premios de Círculo de críticos de Nueva York: Mejor actor, fotografía


Crítica

Lo sé, tan sólo con leer Lynch imaginaréis un mundo caótico lleno de surrealistas escenas y de, a su modo, “comprensibles” tramas. Pues no, os aventurasteis demasiado. Todo lo contrario, una historia simple, una historia sencilla, a straight story, una historia verdadera.

Una vez, hablando con un antiguo profesor de pintura, debatíamos sobre qué es arte, quién es el artista, y quién el artesano. Al final establecimos que el artista era aquel que, además de crear arte, lo firmaba, lo expandía, y se hacía popular mediante su creación; sin embargo, el artesano es aquel que hace arte, pero que se conforma con su comercialización, tomando como base el amor al arte: el arte para uno mismo, el arte para con uno mismo. Pues bien, comparo un poco esta dualidad con Lynch. Lycnh es todo un artista, y un artesano en esta película. ¿Sabía Picasso pintar realismo, a pesar de que quasi-inagurara el cubismo? ¿Sabe Lynch hacer buenos films, destapándose de su mundo surrealista? Sí


A Straight Story no tiene una crítica muy extensa. Es una película que no hizo mucho ruido, pero cuyo público coincidió siempre en un aspecto: “llorarás viendo el film”. Creo que esta afirmación es desorbitada, aunque yo soy todo un fidedigno ser al llanto (y lloré más o menos a mitad de camino). Sin embargo, estoy seguro que os enternecerá, al menos eso espero.


La dos interpretaciones principales, padre e hija (la que fuera la actriz de Carrie), son impecables, magistrales, majestuosas, esplendorosas… pero sencillas. Llegan a lo más profundo. Y la fotografía, mezclada con la música de Badalamenti (siempre recordando a Twin Peaks), es todo un gustazo al paladar cinéfilo del espectador.

Así pues, si no os gusta nada el cine de Lynch, vedla; y si el cine lynchiano os maravilla, conoced entonces al más intimista Lynch.

David Uclés


2 comentarios:

  1. No sabía nada de ella

    ResponderEliminar
  2. Ahh la vi. No recordaba que era de Lynch, porque se salía un poco de las otras que había visto. Me encanto, porque la pelicula es como dice el titulo. Es una historia simple, sencilla. Y es su valor, conseguir sacar todo lo que saca de una forma tan simple hace que llegue de forma mas efectiva. Es, si, como dices, muy tierna.

    Y el valor que le echa Alvin es impresionante... Sobrecoge como recoge la naturaleza y las relaciones humanas en su forma mas limpia.

    ResponderEliminar